lunes, 21 de marzo de 2016

Recogiendo la luz

Qué bonito saber que tras las formas hay un fuego encendido
un fuego chispeante, un fuego amigo
queriendo perpetuarse en un vuelo infinito
Atinar en la fina inteligencia de la mayor bondad
permitiendo que cada forma muestre su intento universal
Es cierto que prefiero el oleaje de los mares abiertos
de las blancas banderas inflamadas por el sol y la brisa
pero siendo que el tiempo viene a veces borrascoso
y que advierto las fuerzas del espasmo en gesto monstruoso
no me queda si no seguir, traspasar la apariencia
romper lo dicotómico

Quiero amar el corazón de lo latente
en su cielo posible en movimiento
como el fuego le enseña a la caverna
una danza que funde todo anhelo
y decirle a mis ojos que se aplaquen
en la alegre humildad del juego rápido
tomando las figuras de la idea
como hilos elásticos
ser acróbata pues y divertirme
entre formas jugando. 


6 comentarios:

  1. La luz también proyecta sombras cuando topa con lo opaco... pero sólo ella puede librarnos de la ocuridad que nos impide percibir las cosas tal cual son...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, gracias por estar ahí..un fuerte abrazo!

      Eliminar