sábado, 26 de marzo de 2011

Sol y edad (soledad)


Soledad frente al sol
una herida en el centro de la línea de tiempo
rompiendo
simplemente el rudo determinismo
fracturando la corriente de los hechos previstos.
Blanco beso de sol que desciende al encuentro
en esta invocación reunido el universo en una sola voz
Blanca línea de sol
deberemos lanzar flechas a ese lugar
en que ya no te vemos
hojas de suavidad doradas que cayendo
pintarán la ciudad
confundiendo el cemento
pétalos carmesí tecleando en los dedos
la urgencia de existir
sintiendo
sol en el corazón
y siendo.

12 comentarios:

  1. Leo, leo y releo.
    No sé si lo pillo todo pero como o disfruto.
    Tus imágenes son impagables.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. El sol es fundamental para vivir,la edad señal de lo que has vivido.(Soledad)

    besitos

    lun

    ResponderEliminar
  3. Precioso lo de "la urgencia de sentir [con] el sol en el corazón". Muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Las hojas, pétalos de luz, llevan el sol a todos los rincones....del alma.


    besos

    ResponderEliminar
  5. Soledad frente al sol, quizás esperando el regreso, sintiendo…
    No sé el enfoque que le has querido dar, yo así lo percibo.

    Un enorme beso Ardaire

    ResponderEliminar
  6. ..."pétalos carmesí teclenado en los dedos..."
    Quizás, no hay mejor manera de explicarlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Genial. Existencialidad en estado puro.

    ResponderEliminar
  8. Á ver qué día me voy de este blog sin la sensación de haber robado un rayo al sol

    Un besazo, hermosa, hermosa Ardaire

    ResponderEliminar
  9. Las dos cosas, o las tres, soledad, edad, y siendo, para sentir el sol en el corazón.
    Como siempre, me voy con una sensación de levedad cuando que te leo Ardaire.
    Un abrazo
    Silvia

    ResponderEliminar
  10. Siempre el sol, sí.
    Nítido poema,concentrado.
    Un abrazo,bruji.***

    ResponderEliminar
  11. El sol es una maravilla; quizá a solas se disfruta más.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por no sentirte determinada y abrirte a los múltiples caminos del mundo, y de la inspiración.

    Un abrazo,

    Olaia

    ResponderEliminar